Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 0 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.

Punto cero { Priv. Barend Wolf }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Punto cero { Priv. Barend Wolf }

Mensaje por Maoka el Miér Ago 30, 2017 1:57 pm

Odiaba las tormentas. Aquel demonio llamado Merphys las detestaba con toda su alma y aquella noche, parecía amenazar con muchísima fuerza en la ciudad.
Debía refugiarse en alguna parte y deprisa, pensó. Mientras volaba a baja distancia gracias a sus alas negras, con ambas manos se cubría los oídos de sus picudas orejas para no tener que soportar demasiado más el ruido infernal de los rayos.
El corazón le iba a mil por hora, tenía frío. Su piel se había congelado de una manera abismal y tenía la carne de gallina. Para colmo, su uniforme de sirviente no ayudaba en absoluto. Aunque en ese entonces portaba un modelo cubierto por el pecho, no conseguía abrigarle del todo en la parte baja. Merphys aún continuaba sin atreverse a llevar ropas interiores debido a eso.
Definitivamente, necesitaba encontrar un refugio cuanto antes. Su cabello y cola estaban empapados. No había problema en esto último, pues siempre la podía sacudir para deshacerse del exceso de agua, sin embargo, su cabello empapado ya le iba impidiendo su campo de visión. Aquello podía ser peligroso.

¿Eh? ▬de repente, el pequeño mantuvo en alerta durante unos segundos. Sintió algo y se paró en seco. Advertía la presencia de varias criaturas. Una en exceso poderosa, como si fuera una especie de 'dios'. El estatus restante iba variando. El demonio se guió por el primer poder. Enorme, transmitiendo un derroche de energía inimaginable.

¿Y de dónde provenía? Ni más ni menos, que de una taberna. Merphys aleteó, avanzando lo más apresuradamente de lo que era capaz. Al fondo de una calle, al final de varias tiendas juntas y al lado de un callejón sin salida, se hallaba la puerta de entrada. Desde fuera se oía el bullicio y le llegaba un cierto aroma a alcohol.
Tocó un par de veces y tras dar un empujón a la puerta de madera, se adentró en el lugar.
Tras cerrar tras de sí, se quedó con la espalda apoyada en la puerta en cuanto sus alas se esfumaron, mientras se abrazaba así mismo. La temperatura allí había ascendido y el calor era acogedor; le aliviaba. Como lo había supuesto, alrededor del lugar, se encontraban sentados en diferentes puntos distintos tipos de razas. Unas bailaban, otras tocaban instrumentos, muchas de ellas bebían y gritaban.
Quizá fuera porque era pequeño y un demonio menor, pero no fue descubierto por el momento. Por más que sus ojos caídos y cansados miraban hacia todos lados del lar, seguía sin dar con la figura de mayor aura. ¿Se lo habría imaginado acaso? No... no lo creía.

Mientras las gotitas de agua descendían por su cuerpo al suelo, Merphys tiritaba y castañeaba.
Maoka
avatar
Usuarios
Mensajes :
34

Fecha de inscripción :
02/08/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Punto cero { Priv. Barend Wolf }

Mensaje por Barend Wolf el Vie Sep 08, 2017 11:52 pm

Un día más habia pasado, un día más desde que la taberna había abierto sus puertas, cualquier persona pensaría que en una noche tan tormentosa y oscura como la que era hoy no habría ni una sola alma, pero todo lo contrario, las noches así atraían más que nunca a los seres noctambulos y humanos por igual, el lugar que había edificado estaba más vivo que nunca y eso me llenaba de alegría, en un principio, por fuera parecía que se entrase a el tipico pub, pero mi establecimiento, al igual que la Ciudad Hen no tenía nada de tipico.

Dentro era enorme, mucho más de lo que pudiese parecer a simple vista, además estaba todo edificado en madera, unas maderas nobles y de enorme calidad, ni una sola astilla, nada de imperfección.  las paredes estaban pintadas a mano y en algunos sitios, enormes murales de batallas presidian el lugar, así como uno que recorría toda una pared, de unos hombres y mujeres andando hacia un lugar, con 4 objetos en sus manos, los murales parecian tener vida propia, era como si se movian, como si los hombres emigrando estuviesen realmente andando hacia la tierra prometida y como si los guerreros de los murales de batalla cruzasen armas.

Todo en esa taberna tenía un indole mágico, aunque no habia que ser un erudito intelectual para percatarse en eso, además de que se trataba de mi propia magia, por lo que todo el lugar estaba atado a mi, gracias a esto sabía que pasaba en cada momento en el lugar y en ese mismo momento, pese a siquiera estar en la propia taberna, a causa de que también tenía que regentar una destilería, la cual realmente llevaba mucho más trabajo y demandaba estar más encima, pero detecté una presencia, una demoniaca pero pese a todo, se le notaba desvalida.

Vaya ¿que haces en ese estado? nadie en mi taberna estara mojado o pasara frío, ven acompañame

Le comenté al joven cuando estuve justo enfrente de el, la diferencia entre ambos era notora, aquella muchacha sin duda había tenido suerte de venir a este lugar, como era en si "parte de mi" podía notar cada estado de ánimo, cada pensamiento... cosas de poder ser un dios, no me gustaba aprovecharme de esas cosas, más ahora que estoy "retirado" pero... esto era mi negocio y algo de protección extra como esa no venía mal... y además era la mejor forma de atender a los clientes, al saber justamente que era lo que querían.

No te dejes intimidar por todo, si estás conmigo nadie te hará daño

Indiqué para que me acompañase, pasando una de mi mano por cerca de su espalda, pero sin tocar, como indicativo de que iniciase la marcha. Lo llevé hasta lo que se podía considerar mi despacho, había una cama...bastante grande, un escritorio y papeles, así como un enorme mapa de Europa tallado en piedra, más no era de la Europa actual, los nombres y provincias estaban en galaico. Además algo bueno que tenía el despacho es que todo estaba calentado por una calefacción central... que correspondía al nombre de chimenea

Tendrás que quitarte esa ropa, tan mojada puedes enfermar, no te preocupes, esta chimenea no te la quemará, no es fuego al uso Chasqueé mis dedos y el fuego empezó a "danzar" asi como a cambiar de colores, desde algunos "naturales" para el fuego, como el azul, hasta otros más llamativos como podían ser el verde, en esencia era un fuego que calentaba y si se le ponia comida encima la cocinaba, pero no prendía en llamas nada ajeno, lo único no-mágico en mi taberna eran los ocasionales humanos que por ahi pasaban, hasta la madera era sobrenatural, de abeto y abedul mágico por mencionar algunas.

Tambien te pediré algo de comer y beber ¿quieres algo en especial? puedes pedir lo que quieras, tengo comida especial para demonios de todo tipo, desde Imp hasta para demonios mayores Le comenté mientras le tendía un asiento, un sillón de madera acolchado con almohadas de plumas... curiosamente las plumas no eran mágicas.

Por cierto, mi nombre es Lugh, pero me suelen llamar "El Sin función"... cosas de la "fama"

Reí levemente al recordar el por que me llamaban así, ya que aunque pudiese parecer en un principio un titulo peyorativo realmente no lo era y estaba bien orgulloso de ello. Me quedé de pie, mirando fijamente de forma calmada a la diablilla que tenia delante, realmente curioso por su forma de cuerpo, parecía ser muy joven pero... si algo había aprendido de los seres eternos (o extremadamente lonjevos) es a no juzgar un libro por su portada, ya que muchos demonios con pintas de infante eran extremadamente longevos y otros con apariencia adulta realmente jovenes.
Barend Wolf
avatar
Usuarios
Mensajes :
138

Fecha de inscripción :
03/07/2017

Edad :
23

Localización :
Donde me necesiten

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.