Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 0 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.
Últimos temas

Baila para mi. — Priv. Artemisa

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Baila para mi. — Priv. Artemisa

Mensaje por explosiveJINX el Sáb Ago 05, 2017 1:41 pm

¿Por qué estaba parada ahí, frente a las puertas del burdel? Me sentía una zorra ... pero a comparación de otra gente que debería sentir una especie de remordimiento u vergüenza por lo que estaban haciendo, yo no tenía ninguno de esos sentimientos surcando por mi mente. En vez de eso, pensaba en cómo podría entretenerme esa noche, y al parecer mi subconsciente me guió hasta ese lugar. — Puta salida que eres ... — me dije a mi misma. Murmuré aquello, para que nadie más que yo escuchase mis palabras. Pronto entré, siendo invadida por un intenso aroma a lujuria, a deseo, a perversión. Sonreí para mi misma, mordiéndome fugazmente el labio inferior. Muchas de las mujeres y hombres por igual que trabajaban en el local me quedaba mirando con cierto deseo, como si estuvieran viendo la cosa más estupenda del universo. No es que me creyera la gran cosa, pero vamos ... soy una deidad, suponía que al menos algo de reconocimiento debía tener. Seguro que no conocerían mi rostro ya que hacía muchos años vivía en un modo ermitaño total en donde no salía del lugar en el que estuviera residiendo, prefiriendo meditar o simplemente teniendo un momento divertido al manipular las probabilidades de la gente. Sonreí suavemente y me relamí los labios ... pensando en qué podría hacer. Hasta que se me acercó una encargada del burdel, susurrándome al oído siempre ... de una forma seductora, como si inclusive ella quisiera estar conmigo un rato.

¿En qué le puedo ayudar, señorita...? — cuestionó a mi oído. Me hizo cosquillas aquel accionar, pero a mi no me molestó en absoluto, todo lo contrario de hecho. Me gustó, me hizo estremecer, como si estuviera endulzándome para lo que me ofrecerían. — Me encantaría ... un baile exótico, un "lap dance" ... Mujeres, si ha de ser posible. — respondía sin tapujo alguno. Ya sabía los términos, hacía milenios que estaba viva ... tonta no era ni ignorante. La mujer sonrió complacida, a sabiendas de que tal vez podría gustarme lo mismo que mi cuerpo aparentaba. Asintió con la cabeza, y de nuevo susurró contra mi oreja, para hablar en un tono seductor, atrevido ... como todo el ambiente general de aquel burdel. — Como usted ordene. — musitó. Tal vez un poco decepcionada por dentro ya que no le habían escogido. Era una mujer hermosa, pero ... no despertaba en mi el mismo interés que una sorpresa. Me guió hasta una habitación solitaria, hermosa en su interior. Decorada de una manera tal que diera ese ambiente sensual. Con un tenue perfume a rosas invadiendo el dormitorio. Una cama grande redonda en el fondo, unos sofás acomodados alrededor de una mesada grande con un caño en medio. — Adelante ... esta sala será la suya por las próximas horas que decida usarla, no se preocupe por el pago ... ya está todo en manos de la casa. — decía como método de apreciación. ¿Sería que mi buena suerte estaba subiendo? ... Ah, cierto, yo modificaba mi propia suerte. Reí suavemente y agradecí con un pequeño beso en la comisura de sus labios. Le di una pícara nalgada, antes de que se retirara. — Espere aquí, que ya vendrá su sorpresa... — decía ella, como si ya estuviese pensando en algo mucho mejor que un simple baile.

Me senté a esperar, tranquilamente y en silencio en uno de los amplios sofás cómodos desplegados alrededor de la mesada con el caño en medio. Subí los pies a la mesada circular, poniéndome las manos en la nuca y tan solo mirando el techo, preguntándome qué grata sorpresa tendrían para darme ese día. A decir verdad, me imaginaba u al menos esperaba algo digno de que le dijeran sorpresa ... de lo contrario me vería sumamente decepcionada y hasta enojada con el local. Me replantearía de hecho la posibilidad de arruinar el local y la suerte en que conseguían clientes para que se dieran cuenta que no debían llamar "sorpresa" a algo decepcionante. Pero, todo dependía ahora de ellos ... no de mi. No tenía la capacidad de adivinar quién me vendría a visitar esa noche en ese dormitorio VIP. — ¿Cuánto se tardarán...? — murmuré hablando conmigo misma, para luego soltar una leve risotada, confianzuda y curiosa. Me empezaba a imaginar qué tipo de mujer me enviarían ... ¿serían las clásicas mujeres con kilos de más y carnes bien puestas, o serían mujeres flacas que se le veían los huesos? Había para todos los gustos en aquel lugar, esperaba solamente que supieran leerme la mente.


explosiveJINX
avatar
Administración
http://rphentai.variousforum.com
Mensajes :
831

Fecha de inscripción :
25/06/2017

Edad :
25

Volver arriba Ir abajo

Re: Baila para mi. — Priv. Artemisa

Mensaje por Invitado el Sáb Ago 12, 2017 8:23 pm


O

tro día, otra moneda ¿no va así el dicho? Por lo menos así aplicaba para Bastet y para mi, ¿Quién diría que dos diosas terminarían bailando en un centro así? Aunque debo de decir que no eramos solo bailarinas exóticas, éramos putas de calidad, ningún mortal podía tocarnos, nuestros cuerpos solo estaban destinados para seres como nosotras, deidades del antiguo Egipto, por lo menos nuestra influencia en los seres humanos aun servía de algo. Desde nuestra llegada, había sido sumamente difícil encontrar un empleo siendo seres místicos y sin ninguna otra profesión, sin embargo nuestros cuerpos tan divinamente conservados nos dieron la pauta para simplemente demostrar algo que ya sabíamos hacer… bailar, éramos cotizadas en uno de los clubs mas exclusivos de la ciudad, todos ansiaban ver nuestra aparición en la pista, pero no solo eso, si no que nuestros privados eran mayores que los de otras chicas, oh bien, era parte de nuestra buena suerte como diosas, Bastet era un poco mas “suelta” con los clientes, le encantaba ser el centro de atención y que los hombres la adularan, mi hermana siempre fue asi de egocéntrica. Aquella era una noche como cualquiera, nos había ido demasiado bien a decir verdad, tan pronto como la encargada nos dio nuestro siguiente trabajo era necesario darse un retoque, maquillaje, acomodar los ropajes, como era de esperarse, no usábamos mas que ropas fabricadas de lino egipcio, algo fresco, aunque a decir verdad era la manera en la que las reinas egipcias seducían a sus parejas, una tela que no dejaba ver completamente la piel y por eso resultaba tan seductora.

Pronto estuvimos listas y caminamos hacia el privado —Este tipo debe estar forrado en dinero para pedirnos a ambas ¿no te parece Anubis? — murmuro Bastet a lo cual simplemente sonreí y tome la mano de mi hermana —Bueno, si es así, hagamos un buen espectáculo, tal vez se convierta en nuestro cliente frecuente ¿no crees?— mi hermana sonrió e hizo un gesto felino, como siempre, se veía demasiado hermosa envuelta en aquellas prendas, las caderas redondas de Bastet eran perdición de muchos, al igual que sus hermosos senos, ella con su cabello suelto, al igual que yo, el mío era tan largo en comparación al de ella, no por ello le restaba belleza, nos preparamos a nuestra entrada, el dj sabía lo que debía hacer, comenzó a bajar las luces del privado, la música comenzó a sonar en una suave tonada al puro estilo egipcio ambas llevábamos la misma vestimenta comenzamos con movimientos suaves, sensuales, Bastet por un lado y yo por el otro, para nuestra sorpresa era una chica la que nos esperaba, algo nuevo a decir verdad, sonreí sin poder evitarlo, moviendo las caderas aproximándome a la mujer, Bastet por su parte hacia lo suyo acercándose a la chica del otro lado, ambas comenzábamos a juguetear entre nosotras mismas, acercándonos al ritmo de la música y recorriendo nuestros cuerpos cual serpientes, después volvíamos a separarnos y lentamente nos acercábamos a nuestra clienta serpenteando las caderas, recostándonos en su regazo, una primero y después las dos juntas encima de ella, me atreví a frotar un poco con la contraria la pelvis, si bien mi gusto por las mujeres iba en crecimiento sobre todo si eran hermosas muñecas como aquella, seguía el baile, pero la verdad es que comenzaba a calentarme en exceso, intente controlarme y seguir con la rutina, sin embargo no podía dejar de ver aquellas hermosas orbes doradas, tan hermosas e hinoptizantes, un par de paso más y ambas quedamos sobre el regazo de la chica, Bastet me miraba, realmente mi actitud le parecía extraña, era la primera vez que surgia tanta atracción a primera vista por una mujer asi  —Mi nombre es Anubis y ella es Bastet… he de suponer que no solo deseabas vernos bailar ¿cierto?— coloque mis manos sobre sus bellos muslos, estando a horcajadas sobre la chica, Bastet siguiendo mi juego se acomodo detrás mio, colando sus manos por mi cintura, parecía que mi pequeña hermana, sentía como mi libido aumentaba estando sobre el regazo de aquella mujer.

Neith • Baila para mi... • Burdel
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Baila para mi. — Priv. Artemisa

Mensaje por explosiveJINX el Miér Ago 16, 2017 3:40 pm

Tenues se volvieron las luces y la música comenzó a sonar. Estaba claro que el show empezaría en cualquier momento. Me acomodé en aquel sofá de una manera tal que mis piernas inclusive quedarían un poco entreabiertas, notándose la apertura de mi short carente de botón sujetos solamente por el cinto que rodeaba por mis caderas. Sonreí de medio labio, y tan pronto cuando aquel par de mujeres de piel morena salieron de entre la oscuridad ... mis ojos fugazmente se abrieron de par en par. Aquel aroma, esas caras, su apariencia tan refinada ... y además, el aura que las rodeaba ... Eran antiguas deidades como yo. Esas orejas, esas curvas ... eran idénticas a las mías y esa piel morena de ambas me dejaba saber que ... estaba frente a frente con alguien como yo. Sonreí complacida, mordiéndome un poco el labio inferior agradeciendo a mi buena suerte ... inclusive más de la que podría tener ya de por si por ser una diosa. Pero es que esto pasaba hacia el otro lado. Aquel par de candentes y exóticos cuerpos se frotaban entre sí hasta que ambas se sentaron sobre mis piernas. Me mordí un poco el labio inferior sintiendo el frote de una de ellas ... la de pelo largo. Se le notaba inclusive más dispuesta a aquel juego. Y sus palabras me dejaron en claro que no iba a ser una noche aburrida. — "Mi nombre es Anubis y ella es Bastet… he de suponer que no solo deseabas vernos bailar ¿cierto?" — cuestionaba quien se presentaba como Anubis ... las miré sonriendo de manera más amplia. ¡Sabía yo que me resultaban conocidas! ...

Hermanas mías ... nunca creí volver a verles, y es más ... nunca creí que fuese en estas instancias. — decía en un tono suave, que quizás sonaría algo ronco a juzgar por el tono de mi voz. Me apegué a Anubis aplastando mis tetas contra las de ella, rodeando su cintura con un brazo y la otra mano la llevé hacia los glúteos de Bastet, enarcando levemente una ceja y manteniendo una pícara sonrisa plasmada en mi rostro denotándose así el deseo que poseía ya de divertirme un poco con ellas. Pero más curiosidad me causaba el hecho de que ellas estuviesen trabajando de algo así. Comprendía que tal vez las cosas no eran como antes, nuestros adoradores perecieron, desaparecieron de un segundo al otro como fantasmas de un pasado que nunca volvería; pero eso no justificaba que ahora estuviesen en esa posición ... aunque claro, no me quejaba si era conmigo. Tal vez un poco egoísta, sí ... pero es que encontrarme con dos 'compañeras' ... casi compartiendo sangre, era algo emocionante, luego de tantos años recluida, el encontrarme con ellas era como el mejor regalo de cumpleaños que pudiera otorgarme el destino.

Soy Neith ... tejedora del destino, yo les conozco ... las recuerdo de hace milenios ... ¿Cómo es que están aquí? — cuestionaba pero sin tapujo alguno masajeaba los glúteos de ambas al mismo tiempo, y de hecho ... a Anubis le colaba la mano entre sus nalgas, rozando su orificio trasero por encima de sus prendas, mientras que a Bastet le llevaba la extremidad hasta su entrepierna, rozando esta con dos dedos suavemente frotando su clítoris especialmente. Mantenía una pícara sonrisa casi que de mejilla a mejilla, relamiéndome poco a poco para luego aproximar mis labios a los de Anubis aprovechando aquella cercanía entre nuestros cuerpos, y le susurré sobre estos. — No respondí tu pregunta, Anubis ... Y es que yo lo que quiero esta noche, es hacerlas gemir a tu hermana y a ti ... hasta que los gritos se escuchen por todo el cabaret ... ¿Están dispuestas a ello? Porque quiero comerles el coño hasta dejarlas se-qui-tas ~ — decía en un tono bastante soez, pero me encantaba jugar así. Me frotaba poco a poco contra ellas, aunque solo a Anubis la tuviera frente a mi. Mis pezones se notaban endurecer poco a poco bajo aquella especie de bikini que cubría mis tetas, viéndose resaltar bajo la fina tela aquella de color oscuro. Jadeaba suavemente, sobre los labios de la pelilargo, relamiéndome los labios ... acariciando aún a Bastet en su entrepierna y jugando con el orificio anal de Anubis. Estaba segura de que aquella noche sería como ninguna otra que hayan pasado ellas, estaban con una diosa ... no con cualquiera.


explosiveJINX
avatar
Administración
http://rphentai.variousforum.com
Mensajes :
831

Fecha de inscripción :
25/06/2017

Edad :
25

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.