Afiliados
afiliados Hermanos
Directorio
Afiliados Elite 0 de 45


Créditos del Foro
» Skin obtenido de Captain Knows Best creado por Neeve, gracias a los aportes y tutoriales de Hardrock, Glintz y Asistencia Foroactivo.
» Demás Créditos del Foro.
Últimos temas

Hasta que se acabe la suerte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por Koyomi el Dom Jul 02, 2017 5:06 pm

Aquella noche estaba de animo, había salido tomando como siempre lo primero que apareciera en su vestuario, en este caso opto por sus deportivas de lo mas comunes, llevándolas a casi cualquier lado como situación por la que pasara en el día a día, unos pantalones vaqueros de color oscuro y una cazadora deportiva de color rojo y blanco. Todo era cómodo para el y no tenia pegas si en alguna situación no pegaban sus prendas, aun así aquel día no fue del todo mal desencaminado.

Salio a la calle cerrando la puerta de su casa con llave, dos vueltas de llave y listo para disfrutar de aquella larga noche que se presentaba con grandes planes para el. Sus piernas acabaron por llevarlo a un famoso bar del lugar, algo céntrico a la ciudad de Hen pero a la vez escondido en uno de sus múltiples callejones, era un establecimiento muy bien frecuentado, si no fuera por que era un día entre semana. Como era de esperar la clientela buena, lo abordaba los fines de semana o festivos, mas no era del todo el caso, tras entrar vio como varias mesas, eran ocupadas por grupos diversos de jóvenes, parte de la pista de baile y un solitario bebiendo solo en la barra con su único compañero de noche, el camarero que llenaba su copa.
Su lugar preferido estaba un poco mas apartado pero antes, tocaba lo importante, se aproximo a la extensa galería de bebidas,justo donde estaba aquella persona solitaria, por lo visto ahogando penas en alcohol, cosa que no iba a discutir ni tampoco le importaba demasiado.
-Un whisky doble con hielo, tras efectuar su pedido y tomar su copa, dio un buen trago a esta, se volteo y dirigió como de costumbre y ahora si, a su lugar reservado del local, algo que a primera vista le sorprendió por el uso que le estaban dando, pero aquello no era problema. Iluminado desde los cuatro lados e incluso desde arriba, se erguía desde el suelo una magnifica mesa de billar, algo gastada por el tiempo que llevaba pero sin perder los cuidados, se había convertido en una de las mejores atracciones del local, allí había echado miles de horas y no solo eso, se le daba de fabula.

Lastima que estuviera en uso, después de acercarse, tomo otro breve sorbo de su whisky sin quitar la vista de cada una de las esferas sobre el billar y como si se tratara de algo natural, cuentas y ángulos comenzaron a aparecer sobre su cabeza, jugadas maestras, lanzamientos con efectos, todo con total detalle y confianza hasta que un "plap" bloqueo todas aquellas aperturas, todo se desvaneció y con ello apareció una breve risa que intento ocultar con poco éxito al ver como la bola negra se perdía ante la vista de todos por el hoyo tres.
-Si me dejáis echar una partida, os enseño un par de trucos, mi voz parecía haber acallado la molestia de aquel desastre que había provocado el perdedor, de echo al oír mi propuesta se adelanto con una afirmación, dejando paso en el rostro de Koyomi a su vez una clara sonrisa, -Juguemos pues, aquella ronda la pague yo, pero no durarían mucho. Las bolas fueron colocadas y solo en el primer turno consiguió meter dos esferas, para el siguiente una y por ultimo, cuando llego el tercer turno, arraso con la mesa, mostrando su arsenal de bolas curvas y saltarinas. Estaba tan ensimismado con sus jugadas que no se dio cuenta de los jóvenes, todos se habían marchado a la pista de baile y quedaba el solo, "vaya, era mi intención quedarme, pero también les iba a enseñar como efectuar los tiros con efecto" pensó para si mismo con un leve bufido. Después de eso volvió a mirar las esferas restantes, vaya rollo es jugar solo, no hay nadie mas que se atreva? dijo al aire pero mas para si mismo, sin llegar a ser consciente de las personas que podía haber cerca del billar escuchando de sus palabras.
Koyomi
avatar
Usuarios
Mensajes :
12

Fecha de inscripción :
01/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por AyameChan el Dom Jul 02, 2017 5:59 pm

Solté un gran suspiro de alivio cuando finalmente salí del baño, con una larga toalla blanca cubriendo desde mis pechos hasta mis muslos, hasta ahora la universidad había sido sumamente pesada, pero no era que no comprendiera los temas, eso lo dominaba sin demasiados problemas, pero nos encontrábamos en aquella época del ciclo escolar en el que los profesores encargaba tarea a lo bruto y las clases eran mucho más exigentes que nunca con numerosos trabajos en equipo, exposiciones, ensayos, investigaciones, muchas cosas para entregar en un mismo día y aún así los estudios no te dejaban respirar antes de que tuvieras una nueva montaña de deberes que realizar para el día siguiente. Pero finalmente había podido terminar todo, únicamente era cuestión de esperar a que los profesores publicaran las calificaciones en unos días, y tenía la total confianza de que me iría bien, pues me había esforzado demasiado en cada materia, tanto que me resultaba difícil creer que no obtendría buenas calificaciones. ¡Sería una total injusticia un caso contrario!.

Finalmente era tiempo de celebrar, pero era la única de entre todos mis conocidos que se encontraba dispuesta a salir esta noche, todos se encontraban agotados luego de las últimas semanas, demasiado intensas aun si dominabas los temas como yo, muchos otros se encontraban deprimidos al saber que no les iría nada bien. Pero yo no pensaba quedarme en casa, ya me había echado una buena siesta en la tarde al encontrarme libre de tanto trabajo, esta noche sería para festejárme a mí misma, puede que sonara algo pretencioso y hasta arrogante, pero nadie podría culparme luego de tantos esfuerzos, todos merecíamos consentirnos a nosotros mismos de vez en cuando así fuéramos solos. Quién sabe, pudiera ser que esta noche conociera a una persona nueva o al menos presenciar algo interesante, pero en aso ed que estas dos últimas cosas no sucedieran al menos podría relajarme tomando unos tragos.

Me vestí con un vestido blanco algo corto junto a unas mallas de color gris opaco lo suficientemente largas como para cubrir casi por completo mis piernas, unos tacones blancos y una diadema roja para recojer mi cabello que hace breve había peinado. Me miré en el espejo antes de salir por la puerta, no fui muy crítica, simplemente sonreí para mí misma, no era como si intentara impresionar a alguien al arreglarme así, simplemente había sido un trabajo que hice por mí en esta noche que pensaba disfrutar sin importar qué. Ya tenía un lugar en mente, un bar frecuentado y un tanto popular en Ciudad Hen, durante los fines de semana resultaba complicado ir a ese lugar, las mesas se encontraban llenas al igual que la barra, la pista de baile con tanta gente que resultaba un tanto difícil moverse, pero estábamos entre semana y aún habían quienes debían trabajos, mañana era el tiempo límite de entrega en la mayoría de las universidades del lugar, por lo que seguramente esta sería una noche tranquila para aquel bar.

Al entrar en el lugar pude comprobar mis sospechas, si bien el lugar no se encontraba completamente vacío -de hecho tenía una cantidad bastante decente de clientes- no se comparaba en nada a los fines de semana, inclusive tenían que contratar empleados exclusivamente para ese día pues de otro modo jamás podrían darse abasto, pero ahora únicamente eran necesarias unas cuantas personas para mantener el lugar a flote. Esbocé una suave sonrisa, esta noche sería una tranquila, no tenía planeado conocer a nadie nuevo en realidad, pero claro, si la ocasión se presentaba no sería anti-social. De todas formas los grupos de jóvenes que se encontraban en el lugar parecían estar ya bien establecidos, grupos de amigos que salieron para divertirse todos juntos, muy pocos se encontraban solos, dudaba mucho que fuera buena idea "colarme" a algún grupo, todo apuntaba a que simplemente me relajaría esta noche tomando algo de alcohol y escuchando la música del lugar. La cantidad de gente no era nada del otro mundo, y podías trasladarte por el lugar sin mayores problemas, por lo que sólo fue cuestión de caminar en línea recta para llegar a la barra.

-Un tequila, por favor.-Pedí al cantinero que atendía en la barra, a mi lado se encontraba un hombre totalmente heebrio, murmurando cosas en voz baja sin sentido aparente, no le preste importancia. Tras recibir la bebida pedida pagué al cantinero por ella y tomé asiento en la barra, observando a mi alrededor, simplemente escuchando la música que resonaba en el establecimiento, en busca de algo interesante, que claro fuera algo que cualquier persona pudiera observar, tampoco era una chismosa. Fue entonces cuando observe a unas personas jugando en aquella vieja y malgastada mesa de billar, algo vieja pero totalmente funcional, anteriormente ya había tenido el gusto de jugar con amigos y si bien no era ni de cerca una jugadora experta sabía defenderme. Comencé a acercarme por mera curiosidad, observando un poco en el fondo el juego, algunas personas más también habían parecido ser atraídas por el extraordinario juego que hacía un chico joven, como de mi edad, jugando como todo un profesional, utilizando movimientos con las bolas que yo ni en sueños podría realizar, únicamente había visto ese tipo de jugadores en vídeos de internet.

Pero pronto se vio abandonado por sus dos "contrincantes" que habían preferido ir a la pista de baile, parecía ser que el tipo era demasiado bueno para ellos. No fue sino hasta unos momentos después que él se dio cuenta de aquel importante detalle, para luego preguntar si alguien se atrevería a jugar, la mayoría regreso a sus cosas, supongo que nadie creía poder hacerle frente. Di un sobro a mi bebida y me arme de valor, nada de daño haría jugar un poco.-Bueno, no soy una profesional... pero quizás al menos pueda divertirme jugando ante un experto-Dije al joven, acercándome a la escena con una media sonrisa y la bebida en mano.

Vestimenta de Nami:


AyameChan
avatar
Moderadores
Mensajes :
404

Fecha de inscripción :
26/06/2017

Edad :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por Koyomi el Lun Jul 03, 2017 6:40 pm

Observaba las esferas con cautela ahora que se encontraba solo frente al billar, cada una brillaba a su modo gracias a los focos que rodeaban la mesa, dando clara imagen de hasta el mas recondito de los rincones en aquel enorme tablero. Rodeo la mesa un par de veces y siguió observando como podía solucionar aquello, pero nada le aparecía, tan solo meter aquella esferas para finalizar la partida que había quedado a medias.
Se inclino sobre la mesa y casi por un instante, examinándolo desde fuera, se podía ver como la parte superior de su cuerpo, quedaba casi en paralelo a la mesa de billar, con delicadeza apunto con el taco y lo retrajo en varias ocasiones para afinar su puntería. Finalmente golpeo la esfera haciéndola saltar por encima de su objetivo, aquello no lo tenia en mente pero la voz de una joven lo saco de su concentración en el ultimo momento fallando el golpe. La esfera no salio del tablero por poco, mas le falto poco, reboto en uno de los bordes para finalmente dirigirse a uno de los hoyos y perderse allí sin haber golpeado ninguna de las otras bolas.

-Vaya y ... vaya ... su primera palabra fue algo molesta, no por la interrupción, si no por si mismo, haber perdido de aquella forma la concentración de manera tan sencilla, -tengo que mejorar mucho, no soy ningún profesional, esto solo es mucha practica de un aficionado, revelo rascando con delicadeza y de forma natural su cabellera. Terminando de expresar su entendido fallo, al menos para el, se fijo en la joven, donde volvió a revelar la segunda palabra acontecida, -vaya, ... no quiso hacerlo pero ante aquella chica, no pudo evitar que sus ojos la examinaran en cada una de sus voluptuosas curvas, unas mas atrayentes que otras pero maravillosa para la vista y seguro que suculenta, después de unos escasos segundos claramente embobado, agito su cabeza a la vez que erguía su cuerpo de aquella postura tan incomoda, ya no era necesario seguir estando así y mas aun después de haber fallado un tiro como aquel.

-Claro, podría ser divertido y tranquila, puede que sepa algún truco pero es fácil ganarme si sabes donde mirar, observe la mesa de billar, aun con las esferas dispersas en ella, así no se puede jugar pero antes de comenzar te daré un par de consejos y truquillos, mientras hablaba me acerque a la joven peliroja manteniendo con ella una distancia cercana pero segura. Una vez a su lado, le cedí el taco "palo de billar", -te enseñare como darle algunos efectos a las bolas, muchos solo creen que van en linea recta pero se equivocan, todo depende de que zona golpees y como, tome la bola blanca y la coloque mas cerca de ella, para que pudiera efectuar un buen tiro contra una roja que había al otro extremo de la mesa, -intenta golpear la bola roja y golpea la bola en esta posición, dije señalando con el dedo un poco mas abajo del centro de la bola, -la fuerza tienes que calcularla tu, depende de la distancia que quieres que recorra y por ultimo un pequeño handicap, antes de dejarla probar, tome otra de las esferas y la coloque en la trayectoria entre ambas bolas, algo cerca de la blanca para que el salto fuera fácil, -si la saltas y metes la roja, te daré un regalito, le revele como un susurro tras haberme acercado a ella sin que se diera cuenta, con aquel gesto había logrado muchas cosas lo cual era mi intención, incentivar su animo con una recompensa y percibir su aroma, donde con tan solo un segundo bastaba para perderte en el.
Koyomi
avatar
Usuarios
Mensajes :
12

Fecha de inscripción :
01/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por AyameChan el Lun Jul 03, 2017 7:20 pm

-Oh... lo siento.-Murmuré al notar que con mis palabras, aun si había sido accidentalmente, causé que aquel joven que aparentaba tener mi misma edad fallara el tiro y la bola blanca por poco y se sale de la mesa de billar, pero al final no fue así. Aquel azabache había dicho unas palabras con cierta molestia, aunque por lo que dijo después a eso parecía que la causa de su molestar no había sido yo, o al menos no de forma directa, sino el hecho de haber fallado el tiro. "Bueno, igual a mí me lo pareces" era lo que tenía pensado decirle en aquellos momentos con una sonrisa, cuando noté cierta mirada extraña en él... sin embargo no fueron más que un par de segundos e inmediatamente después cambió el tema. Simplemente me encogí de hombros restándole importancia al asunto.

-Claro, podría ser divertido y tranquila, puede que sepa algún truco pero es fácil ganarme si sabes donde mirar... así no se puede jugar pero antes de comenzar te daré un par de consejos y truquillos.-Comenzó a hablar mientras se acercaba a mí, pero siempre manteniendo la distancia adecuada, sin llegar a violar las leyes no escritas del espacio personal de una persona. Al encontrarse a mi lado me cedió el taco de billar. Lo que siguió a eso fueron una serie de explicaciones, unas pocas, me explicaba datos que si era sincera desconocía acerca del billar, jamás tenía en cuenta la zona en la que golpeaba a la esfera, simplemente apuntaba y arremetía contra ella con el palo, haciendo una que otra vez un truco sencillo como golpear una bola con otra para que esta golpeara a otra y cayera en el agujero, pero eran contadas las ocasiones que hacía eso, si alguien me observaba jugar dejaría entre ver a kilómetros que no era más que una jugadora casual. Sólo jugaba con amigos, y eso de vez en cuando. 

Presté toda la atención que pude a la explicación del pelinegro, siguiendo sus indicaciones como podía.-Si la saltas y metes la roja, te daré un regalito.-Terminó por decir en un susurro. Si era sincera no sabía a qué clase de "regalito" se refiriera, no creía que se tratara de algo con doble sentido, pero la curiosidad comenzaba a invadirme.-Muy bien...-Dije con una sonrisa, decidida, como si estuviera a punto de realizar la hazaña más grande que el mundo jamás hubiera visto. Mi cuerpo se encontraba reclinado, venga, en la típica posición que se utilizaba a la hora de golpear las bolas con el taco, aunque un poco menos inclinada de lo que generalmente las personas estaban, ya comenzaba a arrepentirme de traer este vestido Strapless, que no resultaba nada convencional en esta clase de situaciones.

Me encontraba en la posición que me resultaba más cómoda, ignorando completamente a lo que fuera que se encontrara a mi alrededor, apunté y calculé la trayectoria, siguiendo los consejos que el azabache me había dado para realizar aquel truco, al final sólo me restaba medir la fuerza.-Por cierto... soy Nami.-Dije antes de golpear la esfera, con la fuerza que había creído adecuada, miré expectante cómo la esfera se movía en cámara lenta, consiguiendo saltar la bola blanca sobre la esfera que se interponía entre la trayectoria con la roja, consiguiendo por poco que la esfera roja se metiera en el agujero.-¡Sí!.-Exclamé victoriosa en tono medio alto, limpie algunas gotas de sudor que caían por mi frente, toda aquella situación me había puesto mucho más tensa de lo que me hubiera gustado pero al final lo conseguí.-¿Y cuál es mi "regalito"?.-Le pregunté, con curiosidad.


AyameChan
avatar
Moderadores
Mensajes :
404

Fecha de inscripción :
26/06/2017

Edad :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por Koyomi el Lun Jul 03, 2017 9:20 pm

Observe con atención como desarrollaba aquel lanzamiento la joven, antes de nada se presento y para no ser menos hice lo mismo, -Encantado peliroja, me puedes llamar Koyomi, echa la presentación, no dudo mucho en efectuar el tiro pasados unos segundos de que se concentrara, incluso las gotas de sudor comenzaban a aparecer en ella, cosa que le sorprendió en gran medida por el esfuerzo que le estaba dedicando. Por la parte del joven, y aunque no quería observar mas de lo debido ante la provocación que le había echo a la joven, desvió por un instante sus orbes hacia aquel escote tan pronunciado que adquiría en la posición que había tomado, solo duro hasta el primer contacto del taco con la esfera, echo eso, como un rayo sus pupilas se dirigieron hacia la trayectoria que iba formando la esfera blanca por encima de su obstáculo y junto a Nami observe como golpeaba a su objetivo para acabar metiendola en el hoyo.
-Felicidades, por un instante dudaba que le fueras a dar pero eres toda una experta, aprendes muy rápido, le aplaudí para dar ánimos y por que de verdad se lo merecía, pocos lo lograban a la primera, de echo para aprender yo mismo aquella jugada tarde semanas e incluso meses.

-Mmm ... que regalo? ... que regalo? ... por un momento me pillo algo desprevenido y aunque al verla plantaba frente a mi con ese porte tan atractivo, varias cosas me pasaban por la cabeza, -Ya se, te invitare a una copa y a la siguiente partida de billar, ... sonreí ante mi propuesta, a mi me encantaba y esperaba que a ella también, pues la sorpresa no había acabado hay y lo que deparara la suerte a lo largo de la noche aun quedaba por ver, -Solo hay una condición extra, una apuesta, la observe con detenimiento, cada facción de su tez intentando descubrir en que sentido se había tomado mi propuesta, aunque todo indicaba que iba bien, cualquier error podía fastidiar aquella atmósfera tan agradable y perfumada que se había creado en un momento por los dos, -Veamos, que te parece esto, ... si yo gano en la siguiente partida, ... tendrás una cita conmigo y si tu ganas? ... el silencio se hizo un poco largo por mi parte y con la mano en la barbilla me puse a pensar, hasta que finalmente le cedí el control de su petición en la apuesta, -Que quieres que haga si ganas tu? le pregunte.

Ya todo estaba decidido, solo faltaba preparar el terreno, con un gesto llamativo y en alto de mi mano, avise al camarero de que sirviera otra ronda a los dos, para justo después comenzar a colocar las bolas en su respectivo orden con ayuda del triangulo.
Koyomi
avatar
Usuarios
Mensajes :
12

Fecha de inscripción :
01/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por AyameChan el Mar Jul 04, 2017 1:08 am

Solté una risa seca mientras negaba con la cabeza, con actitud divertida claro, al notar que el chico -presentado anteriormente cómo Koyomi- ni siquiera había tenido bien planificado qué sería el "regalito" que obtendría si realizaba bien aquel último tiro, quizás no contaba que podría hacerlo a la primera o simplemente había sido una broma que había terminado por tomarme más en serio de lo que debería, pero igual le di el beneficio de la duda. Definitivamente el pelinegro no era un chico desagradable, todo lo contrario, era bastante entretenida su manera de actuar, relajado y confiado de sí mismo pero sin llegar al punto de la arrogancia o vanidad, era el sano nivel de confianza que cada persona en promedio debería tener en sí mismos si mismos, además de darle unos aires que resultaban agradables, su manera de hablar y expresarse podrían resultar, cuando menos, interesantes.-Suena bien para mí...-Dije al pensar en lo bien que sonaba un trago gratis y la siguiente partida en el billar, pero entonces la cosa se torno un tanto más interesante.

-Solo hay una condición extra, una apuesta...-Sonreí de medio lado.-Veamos, que te parece esto, ... si yo gano en la siguiente partida, ... tendrás una cita conmigo y si tu ganas? ... Qué quieres que haga si ganas tu?.-Me pregunto tras un silencio entre aquellas palabras. Comencé a pensar un poco en la situación, ¿qué estaría bien?, a decir verdad no me imaginaba qué clase de cosa podría pedirle, algunas quizás elegirían dinero o alguna pertenencia, pero no me agradaba aquella idea... Mientras el pelinegro comenzaba a preparar el "terreno", tras haber pedido otra ronda para ambos, acomodaba las bolas en su sitio con aquel triángulo que era usado para acomodar las bolas en la mitad de la mesa.

Llevé una mano a mi barbilla, él me había pedido una cita casi sin pensarlo... Sonreí de medio lado, la idea que había venido a mi mente era un tanto infantil, pero aquel chico no me desagradaba y hasta podría echarse él también unas buenas risas.-De acuerdo... si yo gano...-Pausa dramática.-...Igualmente tendremos la cita, pero antes iremos a ver la película de los Simios Arcoiris.-Solté una suave risa, ya había visto esa película el otro día -con una prima menor que vino de visita a la Ciudad- recordaba lo fastidiosa y empalagosa que fue, me resultaba difícil creer que hubieran niños de 11 y 12 años a los que aun le gustaran caricaturas como esa, no entendí nada de lo que sucedió en la película, pero al menos serviría para jugarle una "pequeña" broma al chico.-¿Te parece bien?.-Dije, extendiendo mi mano para sellar el "pacto" antes de que todo eso iniciara.


Simios arcoiris:


Minuto 0:48
"Los Simios Arcoiris, la película" (?)

Lo siento, jaja, no se me ocurrió anda mejor y acababa de ver el capítulo x'D.


AyameChan
avatar
Moderadores
Mensajes :
404

Fecha de inscripción :
26/06/2017

Edad :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por Koyomi el Mar Jul 04, 2017 4:02 pm

Tan solo asentí mientras las bolas iba siendo colocadas en su respectivo orden, saque el triangulo y en el otro extremo de la mesa, deposite la esfera blanca con la que se rompería aquella forma geométrica compuesta de esferas.

Mucho antes de efectuar el primer tiro, me quede observándola por su rara petición, -Así no tiene tanta gracia, la idea de las apuesta es que el resultado y ganancia sea diferente para ambos, si es la misma, las ganas que se empeñan a la hora de la partida no son las mismas, ... te dejo escoger otra cosa, por que si soy yo, negué con la cabeza mientras una breve risa sonora aparecía en aquel gesto junto a un ligero atisbo de rubor sobre sus mejillas, -Me temo que tengo ideas muy locas, sera menos peligroso si eliges tu, termine de admitir, mientras la observaba con atención. Si no quería, seria igual la partida pero en cierta parte, las ganas no serian las mismas, ya que perdiera o ganara, el resultado seria el mismo, una cita con ella asegurada.

Opte por empezar, después de todo con el primer tiro solía ser suerte mas que otra cosa, era a partir de romper aquel triangulo cuando el juego real empezaba, Me aproxime al extremo de la mesa en donde se encontraba la esfera blanca, en ese tiro no lo pensé mucho y fue bastante sencillo pero a la vez potente. La blanca desapareció cuando toco la toco el taco, el golpe que había recibido la había lanzado con fuerza para perdería de vista hasta el primer choque con las otras esferas reunidas en aquella forma puntiaguda. la gran mayoría se repartieron por la mesa y algunas otras se acercaron bastante a los hoyos, pero sin llegar a entrar en concreto una de cada tipo, rayadas y lisas, la esfera negra era otra a la que había que tener respeto, pero estaba asegurada con el pequeño grupito que había permanecido casi inmóvil en el centro, mas adelante se le daría el lujo de pasearse y amenazar a los jugadores con sus importunios de sorpresa.
Esparcidas las bolas, irguió su cuerpo para dejar paso a la dama, era su turno y tenia a disposición las primeras esferas para entrar en sus respectivos agujeros, en aquel momento, no quitaba su mirada de ella y no por lo bella que era, si no para ver cual era el plan que tramaba para su siguiente jugada, admirarla vendría después, -jajaj claro, podemos ver esa película, suena graciosa e infantil, pero ... jamas he oído hablar de ella, así que no creo que este en los cines, podemos pasar por un videoclub y alquilarla para verla junto en la casa de alguno, propuse en el momento en el que ella comenzaba a prepararse para lanzar, - ... o ya se una idea mejor, si quieres podemos verla en un lugar que de verdad te sorprenderá, ahora si, .. si me aburro con la película, tendremos que hacer algo para entretenernos con el tiempo que nos quede, después de todo, todo indicaba y a la vez presentía que la noche, iba a resultar una de las mas largas de los últimos meses.
Koyomi
avatar
Usuarios
Mensajes :
12

Fecha de inscripción :
01/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por AyameChan el Miér Jul 05, 2017 9:53 pm

Mi propuesta, cuando menos, pareció haberle parecido divertida al pelinegro o al menos eso era lo que había dejado notar con aquellas palabras. Antes de responderme el chico realizó el primer tiro, dando inicio al juego, quedando tras este las pelotas regadas por toda la mesa de billar; la enorme mayoría de las bolas habían quedado en las esquinas, peligrosamente cerca de los hoyos pero sin llegar a caer en ellos, pronto ubiqué a la bola negra con el número "8" en ella, se encontraba asegurada en el pequeño grupo que había permanecido en el centro. 

Y aunque la propuesta no parecía haberle desagradado a Koyomi este parecía tener a su vez cierto interés por moldear un poco mi propuesta, teniendo como "Punto de reunión" la casa de alguno de los dos en lugar de el cine, rentando la película en algún videoclub, aunque la segunda opción que mencionó tras aquello me hizo alzar ligeramente una ceja en señal de duda, para luego soltar una suave risa, captando un poco la idea de a qué se refería con ello.-Bueno, supongo que suena a como un buen plan...-Dije mientras tomaba el taco, pues era mi turno de tirar. Me coloqué frente a la mesa, en el lugar que creía tendría un mejor ángulo para poder darle a la bola blanca y tener una oportunidad de meter al menos un par de hoyos antes de que fuera el turno del pelinegro.-Entonces supongo que el trato esta hecho...-Decía mientras me colocaba en la posición que mejor me acomodara, algo inclinada y con un ojo cerrado, para refinar la puntería. Comencé a calcular la fuerza con la que golpearía a la bola blanca.

Mi táctica era relativamente sencilla, afortunadamente tras el tiro de Koyomi algunas bolas habían quedado muy cerca de los agujeros y si bien habían algunas bolas que bloqueaban una posible trayectoria directa, con algo de astucia y habilidad podría meter una o dos bolas. Tras unos segundos embestí a la bola número 12, esa que era blanca con una gran línea morada, con la bola blanca para que así la número 12 empujara a la roja con el número 3, la cual se encontraba a escasos centímetros de caer, consiguiendo meterla en el hoyo.-Primera bola.-Comenté con una media sonrisa, era un buen inicio. Me moví al otro lado de la mesa, adoptando la misma posición para golpear a la bola blanca, esta vez el tiro no sería tan sencillo, pues la bola más cercana que se encontraba a punto de caer se encontraba bien cubierta y la posición de la blanca no me beneficiaba mucho. Golpeé a la blanca para impulsarla, golpeando a la bola 6, en busca de poder introducir a la número 11 en el hoyo, más está en lugar de caer rebotó con la esquina y en lugar de dirigirse al agujero se fue en dirección contraria, golpeando un par de bolas en el camino pero sin llegar a introducir ninguna. Solté un bufido.-Bueno, tu turno.-Dije cambiando mi rostro a una media sonrisa, pasando el taco a Koyomi, tampoco era como si perder fuera a significar tener una mala actitud con él, sólo nos centraríamos en pasarla bien, la apuesta únicamente era un agregado interesante a la situación.


AyameChan
avatar
Moderadores
Mensajes :
404

Fecha de inscripción :
26/06/2017

Edad :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por Koyomi el Vie Jul 07, 2017 4:49 pm

Después de su turno rompiendo aquel amasijo de bolas, observó con atención como procedía y como optaba a proseguir con el juego la joven peliroja, a decir verdad podía ser una partida bastante emocionante y divertida, y claro estaba, con un desenlace bastante particular, ya que ambas apuestas tenían "casi" el mismo premio.
Apoyo ambas manos en el borde, dejando caer su peso en ellas para descansar los pies y para ver mejor las jugadas que fuera a realizar, también por que era una posición muy cómoda y privilegiada para poder tener las bonitas vistas que allí se exponían, -es sorprendente que una chica tan hermosa allá decidido acercarse al billar, normalmente ... desvió la mirada hacia la pista, donde la mayoría de chicas bailaban con algún chico, como si fuera una guerra por ver quien provocaba mas a su pareja entre la escasa ropa que portaban y los movimientos tan suculentos como pegados al cuerpo ajeno, -... y no me refiero al echo de que tu seas como ellas, aun no nos conocemos como para validar tales echos, aun así lo dudo, te vez mucho mas civilizada que esas locas ... en celo(?), a continuación enfoco su rostro para observarla con mas atención, su rostro y perfil, su color de cabello por muy llamativo y visto que lo tuviera ya, pero siempre manteniendo la distancia estipulada por el libro no escrito de las normas de privacidad, -me suenas de algo, por casualidad no seras ... ? antes de terminar su pregunta, sus ojos se desviaron hacia el lanzamiento de aquella bola, provocando una carambola y que con ello consiguiera meter a su objetivo, -muy buena jugada, admitió con una clara sinceridad y una sonrisa en su rostro.

Tras su siguiente lanzamiento, observo que solo fallo la jugada, aquel tiro que hizo segundos después lo despisto un poco, -uiii .. menos mal que fallaste, quizás sus palabras fueran mal sonantes en un principio, pero tenían su significado, -normalmente en el billar, se elige un tipo de esfera o la primera que se mete, señalo la esfera que ya había bajado a la galería visible, a uno de los lados del billar, -La "3" es lisa, si metes una rayada, a parte de favorecer al rival, osea a mi, se considera una falta y con ello regalas un lanzamiento extra a tu rival, sin temor ni duda, le explique aquella norma, por si la había olvidado o desconocía, - También es falta si en el lanzamiento de la esfera blanca, no golpeas ninguna bola y si con ello, ademas cuelas la blanca, es doble falta, cosa bastante complicada de lograr, pero que alguna vez se puede llegar a ver.

Al ver como terminaba su turno, cambiamos las posiciones, y mientras ella se erguía su cuerpo se echaba un poco mas adelante para apuntar con mayor claridad hacia mi nuevo objetivo, -Ahora me tocan a mi las rayadas ... mmm ... veamos a por cual voy, después de unos segundos, observo a la que seria su objetivo, la esfera "15", lastima que por medio hubiera otros obstáculos, pero sin incomodar la situación, repitió la misma acción que la peliroja, golpeo una de aquellas lisas para con que provocara una segunda carambola y lograr encestar a la rayada en la cesta, solo que no salio tan bien como lo esperaba, en aquella jugada dejó la propia lisa "4" muy cerca de uno de los hoyos centrales, -vaya, te la deje perfecta para la siguiente jugada, rodeó un poco la mesa y volvió a buscar un objetivo asequible, tras unos segundos observó una situación sin igual, -vaya, mira esta jugada, aun no la tengo muy controlada pero es bonita de ver también, apuntó a uno de los extremos de la mesa, pero una vez realizo el angulo de tiro, levanto de nuevo el taco, dejándolo esta vez casi en perpendicular a la bola blanca, lo levanto en un par de ocasiones y finalmente aquel chasquido sonó, lanzado con ello de nuevo la esfera blanca, mas mucho antes de que golpeara a su objetivo el quejido de koyomi fue bastante notable, al cambiar de posición había tapado con su brazo, aquella esfera que recién le había colocado a su rival, -vaya, que fallo mio ... pfff. La esfera blanca al final golpeo a su objetivo, la esfera en este caso era la "12", la cual golpeo para meterla en limpio en el hoyo correspondiente, pero todo no quedaba allí, solo golpearla, la blanca no se detuvo como de costumbre, si no que se puso en marcha y esta vez en dirección contraria de a su recorrido inicial, se dirigía ahora hacia otra rayada, pero entre medias estaba aquella esfera que había posicionado y tapado sin ser consciente de ella, se acerco con velocidad e inevitablemente la golpeo con la suficiente fuerza como para meterla en el hoyo.
-Ahora tienes dos tiros, el tuyo y otro por mi falta, dicho eso, me retire un poco para dejarle paso mientras no dejaba de quitar mirada tanto de las esferas como de su figura, que cada vez debía admitir, me gustaba mas. También trajeron las bebidas que habíamos pedido y con calma comencé a beber a de la mía, buena bebida, buena compañía, buen juego, buena noche, sin duda iba a ser espectacular y solo era el comienzo.
Koyomi
avatar
Usuarios
Mensajes :
12

Fecha de inscripción :
01/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por AyameChan el Sáb Jul 08, 2017 10:54 pm

Sonreí de medio lado al escuchar al pelinegro admitir que mi jugada había sido buena, definitivamente no era una profesional pero al menos podía pasármela bien jugando junto a Koyomi, aunque la explicación que hizo después me sorprendió un poco, no conocía aquellas reglas del billar al igual que los amigos con los cuales había jugado cada vez que venía a este u otros bares.-Vaya, gracias, no me sabía esas reglas.-Dije rescandome la nuca algo avergonzada, pues era consciente de que no era en lo absoluto una experimentada en el juego pero parecían ser reglas importantes y el hecho de haber jugado todo este tiempo sin saberlo me resultaba un tanto vergonzoso, aunque por lo menos ahora lo sabía y pude saberlo en condiciones menos vergonzosas, cualquier otro se hubiera aprovechado de aquello y hubiera guardado aquellas reglas en secreto. Era bueno ver que él era más honesto que aquello.

Posteriormente el azabache se colocó para hacer su jugada a la cual me mantuve alerta... entonces recordé lo que el chico me había dicho mientras jugaba, era verdad, la mayoría de las chicas se encontraban bailando en la pista, apegando sus cuerpos al de sus compañeros de baile como si sus vidas dependieran de ello, en la barra o en alguna mesa bebiendo algo de alcohol con o sin compañía, aunque estaba claro que tarde o temprano cada una podría conseguir a alguien con quién pasar la noche, ya sean amigas o algún chico nuevo. Personalmente no había venido para buscar a un hombre, me encontraba más centrada en poder pasar una buena velada para relajarme de los estudios, aunque claro, ello no significaba que la presencia de Koyomi me desagradara, ¡en lo absoluto!, era bastante agradable y amable. Regresé la vista al billar, afortunadamente pude ver por completo su tirada, al final imitó mi primera jugada para poder introducir la bola con el número "15", aunque en el proceso me dejo regalada la bola con el número "4". Sonreí para mí misma ante aquello. Posterior a aquello su siguiente objetivo fue la número 12, pero con un fallo que al final le terminó costando el darme dos tiros, el que tenía al ser mi turno y el segundo que él me había "otorgado" con aquella falla.

Tras haber dejado el taco en la mesa Koyomi se retiró para dejarme el paso libre, al poco tiempo nuestras bebidas llegaron.-*Glup* *glup*.-Di un trago a la bebida antes de dejarla en una de las orillas de la mesa de billar, en una parte donde por el ángulo resultaría complicado -por no decir casi imposible- que alguna bola saliera desviada y la tirara.-De acuerdo... esto es algo complicado...-Me dije, a pesar de que la número "4" sólo requeriría de un suave empujón para caer al agujero tenía obstáculos de por medio que me lo dificultaban.-Y por cierto...-Decía mientras se me venía a la mente una manera de introducir la cuarta bola.-...estoy aquí en el billar porque no esperaba conocer chicos... buscaba algo más para mí...-Comencé a calcular la trayectoria, sería complicado, pero en caso de fallar al menos tendría una segunda oportunidad.-...Aunque igual es bueno haberte conocido, eres divertido.-No mentía, el chico era interesante como pocos, notaba ciertas miradas pero no era un descarado o un bobo que sólo buscaba desvestirme, claro, no parecía tampoco disgustarle aquella idea... pero tampoco lo hacía al punto de llegar al bestialismo.-Veamos si la suerte está de mi lado.-Murmuré, para mi misma, antes de golpear la bola blanca con el taco utilizando la fuerza que creía necesaria, calculando la trayectoria a tomar.

La esfera blanca salió disparada por la mesa hasta una de la esquina, reoboto de esta a una bola, la número 2, la cual empujo para que se introdujera junto a la número 4 en el agujero... hasta ahí todo bien.-Chúpate esa...-Exclamé victoriosa mientras me erguía, mas no esperaba que la blanca aún tuviera suficiente fuerza como para andar lentamente, pero continuaba avanzando.-No, no, no, no , no...-Comencé a repetir con nervios mientras me agachaba para ver de cerca a la bola, como si mis vibras negativas fuesen a detenerla, pensé en soplarle pero eso sería trampa, no podía ser tramposa con él, mucho menos luego de que me había contado aquellas reglas... y tal parecía ser que estaba a punto de darle dos tiros.-...¡No!.-Exclamé en voz media alta en cuanto la bola desapareció, en el mismo agujero que las otras.-Supongo que ahí se va mi tiro extra.-Musité, con el ceño ligeramente fruncido y les mejillas hinchadas, la jugada hubiera quedado totalmente genial de no ser por aquel hecho, al final sólo quede como la inexperta que era.-Bueno... al menos quedaba para vídeo, ¿no?.-Pregunté, con cierta gracia. No sentía demasiada presión, al final todo apuntaba a que independientemente del resultado nos la podríamos pasar genial.


AyameChan
avatar
Moderadores
Mensajes :
404

Fecha de inscripción :
26/06/2017

Edad :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por Koyomi el Lun Jul 10, 2017 12:36 pm

Sus jugadas fueron buenas, de echo debería decir excelentes pero todo tenia su pega, tras colar aquellas dos esferas en orden la siguió una tercera, mas esta se trataba de la bola blanca dejando a Koyomi con dos turnos extras. Aun así, antes de que desapareciera y con ella al lado del hoyo, me acerque con ágil movimiento para atrapar la bola justo en el ultimo momento, una vez comenzaba a caer por las galerías que tenia bajo el tablero, así no abría que esperar, después de todo ya estaba colada y la colocaría igualmente en su respectivo lugar de comienzo. Tan solo hubo un pequeño percance, tras acercarme tan rápido roce el cuerpo de la pelirroja, dando consigo un ligerito empujón que en la posición en al que se encontraba podía ser fatal, arrojándola al suelo por la falta de equilibrio, mas el chico fue mas rápido que ella, con su otro brazo libre, rodeo su maravillosa cadera para atraerla a el mismo con un movimiento firme que uniría sus dos cuerpos en uno, casi pegándolos por completo, -Lo siento, solo quería atrapar la bola antes de perderla de vista y ... fue en aquel preciso instante, en el cual que mis palabras se cortaron, que la sentía totalmente pegada a mi cuerpo, notando en especial su suave y delicada piel a través de mi mano bien afianzada a su cintura y como no, sus seguro que maravillosos y notables atributos femeninos sobre mi torso, incluso nuestros rostro quedaron tan cerca el uno del otro, que el simple echo de respirar provocaba cálidas caricias sobre la tez del otro, en el caso de que hubiésemos sido una pareja, seria el mejor momento para tomar posesión de aquellos jugosos labio y aunque me paso por la cabeza, tan solo trague saliva, no iba a provocar locuras ni malentendidos con aquella chica tan extraordinaria, además tampoco quería alarmarla con el posible bulto que comenzaba a formarse en mis pantalones, solo esperaba que no se hubiera dado cuenta o la situación empeoraría, debería pensar que era un pervertido o incluso peor, un degenerado.

-Lo siento de veras,admitió con cierto arrepentimiento y un ligero rubor sobre sus pómulos.
Intento obviar un poco el accidente ocurrido, mas por dentro aun seguía pensando en el llevando de paso algunas escasas miradas hacia la fémina por el rabillo del ojo.

Coloco la esfera blanca a continuación y busco a su nueva presa, en ese momento las jugadas eran mas rápidas, ya comenzaban a quedar menos esfera y por lo tanto, se molestaban menos entre ellas, facilitando tiros mas precisos en mas direcciones sobre aquel tapete. Se fijo en un par de esferas, eran tiros prácticamente limpios y sencillos, golpeo la blanca tras apuntar y tomar el ángulo correcto, la bola "0" fue encestada y con la nueva posición adquirida, la volvió a lanar para encestar la "14" -estoy en racha, fueron unas palabras muy confiadas para antes de haber acabado la partida, la blanca estaba ahora en la mejor posición de la que podía optar, tenia una tercera perfecta para encestar y quizás fuera por la velocidad que tubo o la emoción, esta vez no midió su fuerza con tanta cautela. La blanca salio disparada golpeando a la "10" para que entrara en su hoyo, pero la blanca seguía su camino y el a su vez con la mirada, para quedarse con la boca abierta y provocar un -Noo! algo sonoro, la bola "8" estaba en aquella dirección que seguía la blanca con bastante velocidad y no solo eso, con la intención de encestarla en el hoyo que había cercano a esta. El golpe no fue totalmente preciso pero la mando hacia el lugar que menos deseaba, claramente hacia el hoyo, por suerte reboto en uno de los bordes y justo después en la otra esquina que bordeaba la inmediaciones de aquel terrible agujero. Por suerte la esfera se detuvo justo en el borde, solo a un pelo de caer y perderse por el, -ufff ... por que poquito, cedió el palo a su compañera, aun dudando de si le abría molestado aquel accidente anterior, de echo todo iba a peor cuando rozo sus dedos al ceder su taco a la dama, unos dedos pequeños y largos a comparación de los suyos, bastos y rígidos por el momento, sin contar lo sudorosos que permanecían bajo su mano.
Pero todo no acabo allí, parecía tentar a la suerte y esperar el momento idóneo, riéndose de la triste pareja o mejor dicho del chico que solo hacia que fastidiar el precioso momento que compartía con la dama mas bella del local. Cuando Nami se dispuso a lanzar el "plop" fue notorio para ambos, ya no había esfera negra sobre la mesa y como era obvio, el final de la partida había llegado, -Maldición, perdí.
Koyomi
avatar
Usuarios
Mensajes :
12

Fecha de inscripción :
01/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por AyameChan el Mar Jul 11, 2017 5:11 am

No me encontraba para nada molesta por haber fallado el último tiro, todo parecía apuntar a que el juego duraría un rato más, todavía tenía tiempo para recuperarme de aquel torpe error y, aunque no fuera así, tampoco era como si fuese a perder algo importante, no apostamos dinero ni ningún objeto de valor, en todo caso perdería la oportunidad de fastidiarle un poco con aquella película infantil. Pero fuera de aquello, independientemente de quién ganara, el premio sería exactamente el mismo, dudaba mucho que la cita variara si ganaba él o ganaba yo, pues de todas formas los participantes seríamos ambos y nadie más.-¡Kya~!.-Exclamé repentinamente, sintiendo un empujón en mi cuerpo, lo suficientemente potente como para que me hiciera perder el equilibrio y me hiciera comenzar a caer, siendo atrapada por poco por el pelinegro, Koyomi.


-Oh... no, n-no te pre-preocupes...-Le dije con un suave rubor en las mejillas, no era que estuviera molesta con él o que el susto haya sido lo suficientemente grande como para que me quedará paralizada, era simplemente que la distancia que había entre ambos era prácticamente nula, nuestros dorsos se encontraban apegados el uno con el otro, provocando por supuesto que mis pechos fueran presionados contra sus pectorales al igual que parte de mi pelvis a la suya. Nuestros rostros se encontraban a su vez a escasos centímetros el uno del otro, al encontrarnos a tan corta distancia podía sentir su aliento y respiración, especialmente cuando habló.-No hay problema...-Repetí, igualmente con un rubor, aquella situación había sido bastante repentina por lo que aun no conseguía asimilarlo del todo.

Decidí no cuestionar nada más, lo último que quería era que una pequeñez así arruinara el resto de la noche, especialmente cuando esta prometía tanto. Posterior a aquello el pelinegro hizo su jugada, el primer tiro fue bueno.-Presumido...-Comenté ante sus palabras, con una media sonrisa, generalmente cuando más alto estuvieras más dura era la caída, y en este caso fue así... o al menos por poco.-Rayos...-Dije, haciendo un sonido con los labios, el clásico "Tsk", a manera de broma pues la bola número "8" estuvo a nada de caer, y por un momento parecía que a quién le había tocado la mala fortuna era a mí, pero tras unos momentos, cuando estaba preparando y ami tiro un "plop" se escuchó, al virar mi cabeza noté que la número 8 ya no estaba.-Bueno, creo que alguien me invitara una película.-Comenté con cierta sorna con una sonrisa triunfal, de broma por supuesto, sin ánimos de romper el buen ambiente.-¿Te parece bien si es en tu casa?.-Le preguntaba mientras continuaba bebiendo del trago que había pedido hacía unos instantes.


AyameChan
avatar
Moderadores
Mensajes :
404

Fecha de inscripción :
26/06/2017

Edad :
20

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por Koyomi el Vie Jul 14, 2017 8:32 pm

Había perdido y eso ya era un echo que remarcaba incluso la hermosa peliroja con aquella agradable sonrisa en su rostro, -Eso parece, perdí en toda regla pero .. para ganar algo mucho mejor, solo pudo sonreír ante su comentario, mostrando así también su contento, sin rastro alguno de la perdida que había logrado en aquel juego al que tantas horas le había dedicado.

Tomo su copa y bebió un poco mas, no había pasado casi tiempo y la verdad es que le daba un poco de pereza volver tan pronto ya, aunque la cita por ese lado se presentaba bastante suculenta, -No romperé mi palabra, tendremos una cita y veremos esa película juntos, pero teniendo aun tanta noche por delante, por que no disfrutarla en toda su magnificencia.
Por lo visto, el accidente anterior había pasado al olvido, se acerco a la joven con paso seguro y con la copa en mano, mientras que con la otra se atrevió a tomar la ajena, -que te parece disfrutar un poco mas de esta ... velada, un par de copas ... propuso y tras una segunda mirada, observando la pista de baile también adjunto, - ... un baile, y por favor, no pienses que quiero emborrarcharte, no soy de ese tipo de chicos, me gustas tal como eres y me lo paso bien así, sonrió de nuevo para tomar el poco wisky que quedaba en su vaso.

Al menos el, lo veía así, se aproximo de nuevo a la barra para pedir otra consumición, esta vez un poco mas suave, un vodka con limón junto a lo que pidiera su acompañante, si es que lo hacia, -Y dime, donde estudias o a que curso vas, .... por que no me explico como es que no te e visto mas veces por aquí, o puede que trabajes? le pregunte con cierto aire de curiosidad y de saber mas sobre aquella fantástica chica.
Al menos para el baile no iba a aceptar un no por respuesta, tampoco es que bailase de fabula pero quería divertirse en aquella noche tan especial, tomo de nuevo la mano de Nami y la arrastro hasta la pista de baile, Nada mas llegar allí, se planto frente a frente y con cierta suavidad coloco sus manos sobre sus caderas para comenzar a moverlas junto a las suyas al ritmo de la música, -Vamos, aunque sea un bailecito, después si quieres vamos a ver esa película, a decir verdad, ya hasta le hacia gracia aquella idea y por supuesto que la iba a hacer, después de todo había dado su palabra, aun así, si hubiera sido una propuesta, ahora también abría aceptado, al menos la vería tranquilo y con una excelente compañía.
Koyomi
avatar
Usuarios
Mensajes :
12

Fecha de inscripción :
01/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Hasta que se acabe la suerte

Mensaje por AyameChan el Dom Jul 16, 2017 11:30 pm

El azabache se tomó la derrota con bastante buenos ánimos, aunque no era como si esperara menos, después de todo ganara o perdiera obtendría lo que quería, sólo que en la mía yo tendría un poco de diversión con hacerle ver la película. Muy buena para los infantes, pero poca o nada de gracia tendría para alguien de nuestra edad, aunque bien podríamos echarnos unas risas sobre la película o llegar a pasar a otras cosas. Aunque antes de pasar a lo prometido tras el juego él parecía querer tomar unas copas más, además de bailar un poco antes de irnos, no sin antes haber aclarado que no quería emborracharme ni nada por el estilo.-De acuerdo, no creo que me haga daño tomar unas copas más... mucho menos bailar un poco.-Decía, bebiendo lo que quedaba de mi bebida.

Entregué el vaso vacío en la barra, pedí lo mismo que me habían traído, era mucho más sencillo de beber a decir verdad y tal parecía ser que no pasaríamos demasiado tiempo más aquí.-Estoy estudiando Meteorología y Ciencias de la atmósfera, y de momento no trabajo... Mis padres me apoyan económicamente mientras continué estudiando, aunque de vez en cuando tengo un trabajo de medio tiempo, para tener algo de dinero extra.-Comentaba ante su pregunta, a decir verdad solía sentirme algo floja o mimada cuando me comparaba con otros estudiantes que trabajaban todo el tiempo, pero al menos podía decir que mis notas eran buenas, no era para nada fácil, pero siempre me esforzaba al máximo.

Koyomi, ni lento ni perezoso, decidió tomar la iniciativa al colocarse frente a mí, sujetando mis cinturas con sus manos de una manera firme pero nada brusca, acercandolas a las suyas con suavidad, al ritmo de la música. Solté una risa ante sus palabras.-De acuerdo, sólo una pieza, ¿de acuerdo?.-A decir verdad bailar con aquel chico por más tiempo no me desagradaría, pero una promesa era una promesa, especialmente si se había dado mediante una apuesta aceptada por ambos. Pero tampoco era como si me pidiera un imposible, bailar no dañaría a nadie, por lo que enredé mis brazos con suavidad alrededor de su cuello.-Vamos a la pista de baile entonces.-Dije mientras, poco a poco y sin despegarnos mucho, avanzábamos hasta la pista, mezclándonos entre las personas sin capturar la atención, recibiendo únicamente unos leves empujones, era como estar en una lata de sardinas. Y no fue sino hasta que nos adentramos más al centro cuando pudimos tener más espacio.-¿Y qué estudias tú?, asumo por tu pregunta que igualmente estudias...-Le pregunté, casi en un grito por el volumen de la música.


AyameChan
avatar
Moderadores
Mensajes :
404

Fecha de inscripción :
26/06/2017

Edad :
20

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.